VIDA SOCIAL DE CASASUERTES EN ESA EPOCA

Los vecinos formaban el concejo, lo presidia el alcalde y otros dos vecinos, primero y segundo de la junta vecinal, se sustituían en caso de ausencia. Los alcaldes hicieron buena labor para hacer de su pueblo uno de los más adelantados culturalmente a otras regiones de España. De ese pequeñito pueblo han salido mas de 8 maestros.

Construcción de la escuela  1907 la hizo el pueblo. El camino vecinal  1915 a 1925 lo hicieron vecinos de Cuénabres y de Casasuertes con un jornal de tres pesetas. Estas dos obras revalorizaron mucho al pueblo. Los alcaldes Teófilo Diez, Benigno García y Miguel Rubio le pusieron especial interés a esas obras. El primer   Maestro fijo y oficial ha sido Melchor Reyero Riaño, era natural de Casasuertes.

Vecinos: Domingo Rubio, Miguel Rubio, Matías Andrés, Norberto Diez, Pedro Rodríguez, Antonio Rodríguez, Marcos Rodríguez, Manuel Reyero, Pascual García,  Antonio Vargas, Julio Alonso, Leoncio Rodríguez, Teófilo Diez,  Melchor Reyero,  Emeterio Diez,  Julián Rubio.

Vecinas Martina Rodríguez, María Diez, Emilia diez, Ángela Diez, Petra Vargas , Margarita Domínguez,  Marcelina Rubio Aldean, Josefa Reyero, María Reyero, Petronila Rodríguez, Andrea Rodríguez González, Juliana Vargas,  Juliana Requejo, Petra Sutil, Faustina Rodríguez, Rosalía Riaño, Cándida Rodríguez,  Águeda  Rubio Rodríguez, Casimira Rubio García.

Las funciones de las amas de casas eran de mucha importancia  gobernantas  y administradoras de sus casas, cuidadoras de sus hijos y mantener en el hogar la educación, las formas y la armonía con sus maridos.

Los Mozos salían de ronda los sábados  iban a las romerías de los pueblos próximos, los Domingos llevaban la Virgen si había procesión. El último día del año pasaban por todas las casas cantando cantares alusivos al aguinaldo, los vecinos les daban productos de alimentación que después hacían una fiesta  ellos. Miguel Rubio, Eugenio Rodríguez, Benigno García,  Julio Alonso, Genaro Diez………………

Las Mozas eran camareras de la Virgen, la preparaban  para las procesiones, con ramos de flores y hacían las rifas del día San Roque. Tenían una labor de decoración de la Iglesia muy importante sobre todo en el mes de Mayo “Mes de María” y otras fiestas señaladas, San Roque y Santa Agueda.

Las Mozas también tenían una fiesta para ellas solas el día de Reyes ponían cas una pequeña aportación. Bernardina, Margarita, Petra, Cipriana, Felipa, Inocencia, Euliteria, Genara, Abdona, Simona, Cayetana, Águeda.

Los Niños estaban a las órdenes del Sr. Cura y el Maestro.

Las familias también intercambiaban aguinaldos a vas de productos de la matanza. Era rigor hacer el obsequio del aguinaldo en el día de Navidad, Año nuevo y Reyes.

El Aguinaldo (obsequio graciable pero todos lo daban con buena voluntad) era una costumbre y disfrutaba todas del pueblo desde los pequeños a los mayores.

Los mozos voluntariamente sacaban el último día del año el aguinaldo, pasaban por todas las casas cantando cantares alusivos al aguinaldo o a los dueños de la casa

Les daban el aguinaldo de chorizo, cecina, tocino, que se cocía el día siguiente, Año Nuevo, en una casa. Los mozos invitaban a los niños y mayores. Primero cenaban los niños y después los mozos. Obsequiaban a los niños, pero el obsequio también iba para los padres. Las mozas también tenían un día de reunión. Era el día de Reyes y la aportación la hacían cada una de ellas. También entre las familias se intercambiaban aguinaldos, a base de productos de la matanza. De abuelos a nietos y de tíos a sobrinos era de rigor hacer obsequio de aguinaldo en los días de Navidad, Año Nuevo y Reyes.

Cuando cantaba por primera vez misa algún vecino del pueblo se celebraba una gran fiesta. Estaba la mayor parte del pueblo invitado. Días antes se reunían los mozos del pueblo para ir al bosque en busca de un árbol, el más largo y derecho que hubiera. A veces medía 23 a 25 metros. Se le empalmaba una copa de pino de unos 4 metros , se le quitaba la corteza , se le untaba muy bien de sebo y jabón para que fuera muy difícil subir hasta la punta para conseguir coger lo que se había colgado. A este árbol se le llamaba el “mayo”. A media altura se le hacía una hendidura para poder descansar un poco. Para que el árbol no cayera por el viento se ponían unas maderas. Los familiares del que cantaba misa daban a todos los que acudían un gran convite.

El que iba a ser ordenado sacerdote salía de la casa de sus padres con los padrinos y sus familiares llevándole debajo de un arco de flores hasta la iglesia. Siempre, en esas celebraciones, se cantaban canciones compuestas por las mozas del pueblo. También se hacía fiesta cuando venía o se iba algún sacerdote del pueblo.